Contacto

Ponte en contacto conmigo: diariodeundramaanunciado@gmail.com

Sigue el blog por mail ¡y no te pierdas ni un sólo post!

martes, 20 de mayo de 2014

I'm cutting your name in my heart.

No te creas que me siento bien no preguntándote cómo estás.

Pero como siempre dijimos respecto a esa persona, una disculpa humilde nunca está de más.
Una disculpa que no sea altiva, que no dé paso a un montón de justificaciones (que no sólo no justifican nada sino que invalidan la disculpa).
Una disculpa sincera y humilde, sin condiciones ni añadidos.
Y si has herido profundamente en el alma a una persona, una disculpa y mil a diario si hace falta.
¿O acaso no es lo que le hemos reprochado siempre a esa persona?
¿Por qué esa persona no puede mantenerse altanera y a la defensiva y tú sí?

Sí, te lo dije y te sentó muy mal, haces exactamente lo mismo que críticas en los demás, todo lo que críticas en los demás lo repites punto por punto.
No te lo digo para fastidiarte sino para que seas consciente de ello porque, entre otras cosas, cuando hablamos de esa gente siempre me pides que si en algo te pareces a ellos, te lo diga.

En fin, no se trataba hoy de hacerte ningún reproche, simplemente de decirte que no creas que esta situación a mí me encanta.
Pero hemos llegado a un punto en el cual sois vosotros o yo, no hay sitio en mi vida para todos. Y como es mi vida, comprenderás que apueste por permanecer yo en ella.
Si algún día cambiáis, si cambiáis de verdad, si me demostráis durante años que habéis cambiado... quizás ese día podamos volver a intentar algo.

Hasta entonces no os invito a mi casa pero sabed que las puertas de ésta no están cerradas para vosotros si alguna vez necesitáis entrar: siempre os daré de beber si tenéis sed y de comer si tenéis hambre.
En otras palabras, si algún día me necesitáis, aquí estaré, pero de momento me he cansado de que me lastiméis y a pesar de ello ser yo quien da el primer paso, bajándome los pantalones aunque sienta que la agraviada he sido yo, por no querer dar al traste con gente que ha sido tan importante para mí en mi vida.
Esto sólo demuestra que vosotros fuisteis muy importantes para mí pero yo nunca signifiqué nada para vosotros. Y eso me duele en el alma y por ello y por respeto a mí misma no me siento capaz ya de dar el primer paso para un acercamiento.

Te encomiendo que le hagas extensivo este mensaje a esa persona, a la otra no es necesario, a esa persona le tuve cariño pero no la quise, como a ti y la otra. No me afecta en absoluto que esa persona me haya dado de lado. En cambio que esa persona y tú lo hayáis hecho, sí.

Lo dicho, amigos que quise tanto: si algún día cambias y reconocéis el daño que me habéis hecho y os disculpáis de verdad sin reservas y me demostráis por largo tiempo que habéis cambiado, seré la persona más dichosa del mundo.
Mientras tanto mi puerta sigue abierta si en algún momento lo necesitáis.

Adiós amigos, os quise, os quise muchísimo.
Que os vaya muy bien y seáis muy felices.

Os quise más que a mí misma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario