Contacto

Ponte en contacto conmigo: diariodeundramaanunciado@gmail.com

Sigue el blog por mail ¡y no te pierdas ni un sólo post!

lunes, 21 de abril de 2014

Fallo del sistema.

Cada día me doy más cuenta de que el mundo funciona exactamente al revés de como debería.

De la ausencia total de valores y el reinado absoluto del caos, la maldad y la decadencia mejor no hablo hoy y lo dejo para otro día.

A medida que nos hacemos mayores, también quienes nos rodean envejecen. Y los vamos perdiendo.
Y no es de pequeños cuando más los necesitamos, no, craso error pensar eso.
Es cuando nos hacemos nosotros mismos mayores cuando más necesitamos a quienes ya no están.

Hace años que no sé lo que daría por acurrucarme un ratito contra mi abuela, mi Memé.
Por hablar con su hermana, que murió cuando yo tenía uno o dos años y de la que no guardo recuerdos pero, por lo que me dice mi madre, también me gustaría tenerla cerca ahora.
Igual que a mis tíos M. y M., siempre de bromas y buen humor pero mentes muy inteligentes.
A mi abuelo, un hombre tan cabal, tan recto e inteligente.
Y por supuesto a P.

Es ahora cuando más falta me hacen. Es ahora cuando necesitaría conversar con mi Memé y mi abuelo, es ahora cuando quisiera poder reír con mis tíos. Es ahora cuando más echo en falta su consejo, su consuelo, su presencia.

Porque aunque sé que siempre están conmigo y nunca me dejan sola, necesitaría poder verlos y tocarlos. Acurrucarme contra mi abuela un rato, sólo un ratito.

Nuestros mayores deberían de ir descumpliendo años a medida que nosotros los cumplimos. O plantarse en una edad razonable y esperarnos.
Que se vayan cuando más los necesitamos o antes es un enorme fallo del sistema, ojalá hubiese forma de subsanarlo.

Pero me parece que de momento sólo puedo acurrucarme yo sola en el sofá y rememorar la voz y las palabras de mi Memé, mi abuelo y P.

Si tan sólo pudiera acurrucarme un rato contra ti, Memé, sólo un ratito... Vuelve aunque sea sólo un ratito, por favor.

Mamá, Papá, plantaos, os lo ruego.
Memé, Tía, Tíos M. y M., abuelo, P., esperadme.

1 comentario:

  1. Madre mía, estoy llorando...piensas como yo...es horrible la cacareada "ley de vida"!

    ResponderEliminar