Contacto

Ponte en contacto conmigo: diariodeundramaanunciado@gmail.com

Sigue el blog por mail ¡y no te pierdas ni un sólo post!

miércoles, 15 de enero de 2014

"If you love someone, you tell them. Even if you’re scared that it’s not the right thing. Even if you’re scared that it’ll cause problems. Even if you’re scared that it will burn your life to the ground, you say it, and you say it loud and you go from there".



Llevo un año y medio preguntándome qué es lo que no me perdono de aquella época.
Pensaba que fue mi debilidad. Mi falta de astucia, de inteligencia.
Y acabo de llegar, ahora mismo, un año y medio después, a la triste conclusión de que lo que nunca me he perdonado ha sido haberme enamorado.
Enamorarme me hizo débil, me hizo vulnerable, perdí la fuerza, la razón, los argumentos, perdí todo en lo que creía, todo por lo que había luchado, perdí a la Yo que tanto me costó llegar a ser para convertirme en todo lo que siempre había odiado: una chica dependiente, una chica que piensa en plural, una chica que espera, que perdona, que no se da por vencida aunque la causa de su lucha no mereciese la pena.

Y me detesté profundamente a mí misma. Nunca, sólo una vez desde entonces, he reconocido estar enamorada y lo he verbalizado.
Nunca más me he permitido enamorarme, nunca más he verbalizado que estaba enamorada, nunca se lo he confesado a nadie y nunca le he permitido a mi mente pronunciar las palabras me he enamorado.

Nunca he querido volver a ser tan débil y tan detestable para mí misma. Como si el hecho de no decirlo significase también no sentirlo. No, nena, no. Has sido vulnerable, has esperado, has perdonado, no te das por vencida, has rezado, has llorado, has pasado noches sin dormir, has vigilado de cerca el móvil, has apretado los puños y los párpados muy fuerte esperando recibir una buena noticia. 
Te has enamorado, nena, admítelo. 
Te has enamorado, dilo, dilo para qué puedas seguir adelante, para que puedas perdonarte y dejar de odiarte. 
Porque estás enamorada, nena. Y si no has dejado de estarlo ya a estas alturas, no tiene pinta de que vayas a dejar de estarlo por largo tiempo. Así que asúmelo y haz algo al respecto. Algo habrá que puedas hacer en defensa propia por enamorada que estés.

Vamos nena, busca la salida. O al menos siéntete fuerte porque eres capaz de amar. Al fin y al cabo, ¿cuánta gente lo es hoy en día?



Pero que nadie espere nunca oírme decir estoy enamorada, jamás lo admitiré, jamás lo diré y jamás hablaré de ello. Que nadie sepa nunca que me he enamorado, que él no sepa nunca que estoy enamorada.