Contacto

Ponte en contacto conmigo: diariodeundramaanunciado@gmail.com

Sigue el blog por mail ¡y no te pierdas ni un sólo post!

lunes, 16 de junio de 2014

Y le agradezco este ''premio'' a...

No había yo salido de una que estaba como para meterme en otra, ¿sabes?

En fin, dicen que lo que no te mata te hace más fuerte. Y yo de amor casi me muero dos veces, ni una más.

Esto me está haciendo de hierro.
Porque lo odio todo.
Odio a toda la gente que he conocido.
Odio todas y cada una de las decisiones que he tomado en mi vida.
Odio todo lo que me rodea.
Odio todo lo que fui.
Todo lo que siento.
Estoy llena de odio, de rabia y de asco.

Gracias a todos los que lo habéis hecho posible, os nombraría pero sabéis de sobra quienes sois, todos.

Adiós a la dulce y tierna imbécil que conocisteis. Tengo más furia y más veneno dentro que la peor de las serpientes.

Ahora sí que ya he perdido toda mi inocencia y toda mi fe.

De verdad, gracias a todos y enhorabuena por lo que habéis conseguido, espero que ahora seáis muy felices todos.

domingo, 25 de mayo de 2014

Sola con la gata Sola.

Nunca viviré en pareja.
No voy a casarme.
Nunca tendré hijos.

Estoy sola.

Y así elijo quedarme para siempre.

martes, 20 de mayo de 2014

I'm cutting your name in my heart.

No te creas que me siento bien no preguntándote cómo estás.

Pero como siempre dijimos respecto a esa persona, una disculpa humilde nunca está de más.
Una disculpa que no sea altiva, que no dé paso a un montón de justificaciones (que no sólo no justifican nada sino que invalidan la disculpa).
Una disculpa sincera y humilde, sin condiciones ni añadidos.
Y si has herido profundamente en el alma a una persona, una disculpa y mil a diario si hace falta.
¿O acaso no es lo que le hemos reprochado siempre a esa persona?
¿Por qué esa persona no puede mantenerse altanera y a la defensiva y tú sí?

Sí, te lo dije y te sentó muy mal, haces exactamente lo mismo que críticas en los demás, todo lo que críticas en los demás lo repites punto por punto.
No te lo digo para fastidiarte sino para que seas consciente de ello porque, entre otras cosas, cuando hablamos de esa gente siempre me pides que si en algo te pareces a ellos, te lo diga.

En fin, no se trataba hoy de hacerte ningún reproche, simplemente de decirte que no creas que esta situación a mí me encanta.
Pero hemos llegado a un punto en el cual sois vosotros o yo, no hay sitio en mi vida para todos. Y como es mi vida, comprenderás que apueste por permanecer yo en ella.
Si algún día cambiáis, si cambiáis de verdad, si me demostráis durante años que habéis cambiado... quizás ese día podamos volver a intentar algo.

Hasta entonces no os invito a mi casa pero sabed que las puertas de ésta no están cerradas para vosotros si alguna vez necesitáis entrar: siempre os daré de beber si tenéis sed y de comer si tenéis hambre.
En otras palabras, si algún día me necesitáis, aquí estaré, pero de momento me he cansado de que me lastiméis y a pesar de ello ser yo quien da el primer paso, bajándome los pantalones aunque sienta que la agraviada he sido yo, por no querer dar al traste con gente que ha sido tan importante para mí en mi vida.
Esto sólo demuestra que vosotros fuisteis muy importantes para mí pero yo nunca signifiqué nada para vosotros. Y eso me duele en el alma y por ello y por respeto a mí misma no me siento capaz ya de dar el primer paso para un acercamiento.

Te encomiendo que le hagas extensivo este mensaje a esa persona, a la otra no es necesario, a esa persona le tuve cariño pero no la quise, como a ti y la otra. No me afecta en absoluto que esa persona me haya dado de lado. En cambio que esa persona y tú lo hayáis hecho, sí.

Lo dicho, amigos que quise tanto: si algún día cambias y reconocéis el daño que me habéis hecho y os disculpáis de verdad sin reservas y me demostráis por largo tiempo que habéis cambiado, seré la persona más dichosa del mundo.
Mientras tanto mi puerta sigue abierta si en algún momento lo necesitáis.

Adiós amigos, os quise, os quise muchísimo.
Que os vaya muy bien y seáis muy felices.

Os quise más que a mí misma.

domingo, 18 de mayo de 2014

Love tore us apart, again.

El día que me fui, la ciudad lo sabía.

El día amaneció gris y tan pronto como salí a la calle comenzó a llover.
Me arrastré por las calles observándolas: mojadas, sucias.
Me pareció una acertadísima metáfora de lo que me llevé de ella: suciedad y lágrimas acumuladas durante 22 meses de mi vida, 22 meses tirados a la basura.

No pienso volver. Esa ciudad me ha quitado mucho más de lo que me ha dado. Vosotros me lo habéis quitado todo y no me habéis dado nada.

22 meses de mi vida sucios y llenos de lágrimas. Y ni uno más, si alguien tiene que llorar ahora, llorad vosotros. A mí ya no me quedan lágrimas.

lunes, 21 de abril de 2014

Fallo del sistema.

Cada día me doy más cuenta de que el mundo funciona exactamente al revés de como debería.

De la ausencia total de valores y el reinado absoluto del caos, la maldad y la decadencia mejor no hablo hoy y lo dejo para otro día.

A medida que nos hacemos mayores, también quienes nos rodean envejecen. Y los vamos perdiendo.
Y no es de pequeños cuando más los necesitamos, no, craso error pensar eso.
Es cuando nos hacemos nosotros mismos mayores cuando más necesitamos a quienes ya no están.

Hace años que no sé lo que daría por acurrucarme un ratito contra mi abuela, mi Memé.
Por hablar con su hermana, que murió cuando yo tenía uno o dos años y de la que no guardo recuerdos pero, por lo que me dice mi madre, también me gustaría tenerla cerca ahora.
Igual que a mis tíos M. y M., siempre de bromas y buen humor pero mentes muy inteligentes.
A mi abuelo, un hombre tan cabal, tan recto e inteligente.
Y por supuesto a P.

Es ahora cuando más falta me hacen. Es ahora cuando necesitaría conversar con mi Memé y mi abuelo, es ahora cuando quisiera poder reír con mis tíos. Es ahora cuando más echo en falta su consejo, su consuelo, su presencia.

Porque aunque sé que siempre están conmigo y nunca me dejan sola, necesitaría poder verlos y tocarlos. Acurrucarme contra mi abuela un rato, sólo un ratito.

Nuestros mayores deberían de ir descumpliendo años a medida que nosotros los cumplimos. O plantarse en una edad razonable y esperarnos.
Que se vayan cuando más los necesitamos o antes es un enorme fallo del sistema, ojalá hubiese forma de subsanarlo.

Pero me parece que de momento sólo puedo acurrucarme yo sola en el sofá y rememorar la voz y las palabras de mi Memé, mi abuelo y P.

Si tan sólo pudiera acurrucarme un rato contra ti, Memé, sólo un ratito... Vuelve aunque sea sólo un ratito, por favor.

Mamá, Papá, plantaos, os lo ruego.
Memé, Tía, Tíos M. y M., abuelo, P., esperadme.

jueves, 17 de abril de 2014

Ni soy uno de los hermanos Cohen ni Santa Teresa. ¿Recuerdas cuál es mi nombre?

Acabo de tener una iluminación fantástica.

Estoy en un proceso lento pero seguro que me llevará meses pero que estoy determinada a seguir y a seguir bien, que es lo importante, porque en el pasado lo he hecho muy mal.

La cosa es que cuando algo atenúa la felicidad pero el dolor es igual de intenso, no funciona. Si algo me anestesia, que me anestesie por completo, lo malo también. Pero si lo malo duele, entonces lo dejo porque esto no es lo que necesito y me niego a pasar a algo más hardcore. Yo me entiendo.

El caso es que hoy estaba bien, alegre. Sin razón aparente. Simplemente bien. Es decir, voy por el camino correcto. Si puedo sentir cosas buenas, es que empiezo a despertarme.

Y es en este despertar cuando me doy cuenta de que llevo como dos años viviendo como una buena samaritana porque no quiero vivir con rencor, hay que perdonar, hay que dejar el pasado atrás, hay que ser comprensivo y ponerse en el lugar de los demás, <<hay que, hay que>>.
Un carajo. No soy Santa Teresa, no tengo que nada. Lo que hago lo hago porque quiero y darle a cada persona el lugar que se merece y que se ha ganado en mi vida no es ser mala persona, es ser coherente.
Por eso quería iniciar este proceso, por la persona que era antes de que todo esto comenzase: alguien justo y coherente. No una santa.
Porque ¿quién me perdona a mí cuando he hecho algo mal o no lo he hecho? ¿Quién se pone en mi lugar? ¿Quién intenta comprenderme? Cinco personas contadas, de verdad, no es un número al azar, son cinco personas con nombre y apellido concreto, dos de las cuales leen este blog, ellas sabrán reconocerse si leen esta entrada.
Nadie más. Nadie busca justificaciones por mí, nadie me perdona ni un suspiro, nadie hace nada por mí ni reconoce lo que yo hago.
Y yo me acabo de dar cuenta de que llevo dos años buscando excusas para todo. Para todos. Menos para mí misma. La culpa siempre ha sido invariablemente mía. La culpa es mía por pensar, la culpa es mía por creer, la culpa es mía por confiar, la culpa es mía por el calentamiento global, yo maté a Kennedy, yo tengo la culpa de todo.
Pues no. Yo asumo las consecuencias de lo que digo o doy a entender y de mis actos. De lo que los demás dicen o hacen creer, que se responsabilicen ellos, si se han equivocado que pidan perdón como he hecho yo y si me han hecho daño que asuman su responsabilidad, ¿por qué va a ser todo culpa mía? ¿Es que le pongo una pistola en la sien a alguien para que diga o haga ciertas cosas?
No, cada uno hace y dice, juega, manipula y se comporta como quiere y ha de ser responsable de ello, si tú te estrellas con el coche la culpa no puede ser mía si no iba a volante ni tan siquiera iba contigo en el coche. Tú sabrás qué hiciste para estamparte y yo no tengo por qué justificarte, no soy tu abogado.

Estoy cansada de intentar entender y conciliar a todo el mundo, de darle mil oportunidades a todo el mundo... menos de intentar entenderme y conciliarme, de darme mil oportunidades a mí misma.

¿En qué clase de mundo he estado viviendo todo este tiempo? ¿Cómo es que he sido tan tonta y tan injusta conmigo misma?
Por eso quería La Pastilla Verde, para darme cuenta de estas cosas. Para dejar de ser la imbécil de solemnidad que he sido y volver a ser la persona fuerte, inteligente y coherente que era.
No quiero morir santa, quiero morir feliz.

Por supuesto esto no quita que si me piden perdón no perdone. SI ME PIDEN PERDÓN.
Si se corrigen comportamientos. Si se cambian las cosas y se empiezan a hacer bien.
No significa que vaya a convertirme en un monstruo de hierro inflexible y rencoroso, intransigente e inabordable. Significa simplemente que voy a dejar de perdonar al minuto siguiente de que me hayan hecho daño y me voy a echar todas las culpas a mí misma como si el comportamiento de segundos y terceros fuese cosa mía, algo con lo que yo opero. Yo me manejo con mi comportamiento, con el de nadie más, no tengo por qué asumir la responsabilidad de actos de otros que se afanan en hacerme daño una y mil veces. Mi única responsabilidad es dar una oportunidad más, todo el resto corre de cuenta de quien se aprovecha suciamente de ella. Punto.
Yo no tengo la culpa de que la gente no cambie.
No tengo la culpa de que la gente sea una decepción continua.
No tengo la culpa de lo que los demás hagan.
Sólo tengo la culpa de tener más paciencia de la que alguien se pueda merecer. Nada más. De ahí en adelante la pelota queda en el tejado de los demás.

Ese va a ser el reto y en eso he de centrarme: en asumir unicamente las consecuencias de mis actos, nunca las consecuencias ni la responsabilidad de los actos de los demás.

Me perdonaré y justificaré a mí misma antes de perdonar y justificar a otros.

Y me tomaré el tiempo que considere necesario para perdonar, aunque sean más de cinco minutos.

Pondré a cada persona en el lugar que se merezca y sacaré de mi vida sin remordimientos a quien piense que no se merece o no me compensa tener en ella sin sentirme mal por ello y sin buscar pretextos baratos para no ser drástica.

Primero iré yo y luego irán los demás. E irán en un orden muy concreto. No pondré a personas que no lo merezcan por delante de otras que se lo merecen todo.

Esta es mi vida.
Este es mi blog.
Aquí mando yo.
Tú puedes formar parte de mi vida.
Puedes comentar en mi blog.
Pero no es culpa mía que no te sepas comportar y te eche de mi vida.
No es culpa mía que no te sepas comportar y no te publique un comentario o te bloquee.
Yo no incito a nadie a portarse mal conmigo.
No provoco a nadie para que deje comentarios ofensivos.
Seguro que si te hablo del blog lo entiendes pero extrapolarlo a mi vida te cuesta más. Pues es lo mismo.
Quien quiera leer mi blog y comentar es bienvenido, la puerta de mi vida está siempre abierta. Pero tú y sólo tú eres responsable del contenido que escribes en los comentarios, tú y sólo tú eres responsable de lo que le aportas a mi vida, sea bueno o malo, proviene de ti, no me lo hago yo sola.

Así que no me siento mal por ser justa conmigo misma, no me siento mal por decir que estoy decepcionada o enfadada o asqueada, no me siento mal por quejarme por esto o por lo otro porque no lo he provocado yo y no tengo por tanto que achacarme la culpa de ello.

Yo soy responsable de mi vida y de mis actos, no de los tuyos.
Yo he de respetarme ante todo a mí misma, tú has de ganarte mi respeto.

Mi vida, mis normas .

Yo, Pastilla Verde.
Tú, fuera del sistema.

lunes, 7 de abril de 2014

Traidora a tiempo parcial, traicionada a tiempo completo.

Pues nada, que como suele ser habitual por estas fechas, ya me ha entrado el nervio y tengo que vomitar. Y como tengo esto a mano voy a vomitar aquí, que para eso es mi blog y me lo trajino como quiero.

Hace tiempo que mi vida ha entrado en bucle. En un bucle espacio-tiempo-vivencias.
Hace como unos tres o cuatro años que todos los meses de Febrero tiemblo porque sé lo que me espera. Siempre la misma primavera.
No entiendo cómo sucede, pero sucede. O algún día sin yo saberlo se alinearon los astros de mala manera y entré en el bucle o aquí pasa algo tipo Matrix. Y me extraña, ¿eh?, porque no me suena que nadie me ofreciese una pastilla roja y una azul y lo que es más, conociéndome yo me hubiese tomado las dos por sí acaso, para mantener un pie en cada mundo, o me habría tomado la roja, habría birlado la azul y me la hubiese guardado en el bolsillo por si la cosa se ponía fea. Que una no ha estudiado Enfermería por nada, una lleva siempre el medicamento y el antídoto en el bolsillo del uniforme por si acaso. Mujer precavida vale por dos, y yo para los sentimientos, claramente, precavida no soy, pero para el resto, soy una Madre. No me vas a pillar sin agua, Paracetamol, limpiador de bacterias y tiritas en el bolso.

Total, que llega Febrero y tiemblo porque me lo veo venir. Y cuando yo veo venir algo no me equivoco, lo visualizo viniendo hacia mí. Soy Jennifer Love Hewitt sin pestañas postizas de Drag Queen.

Y nunca falla. Todas las primaveras igual. Traición.
Que te das, que te abres, que confías, que sales de tu burbujita protectora y te vas dando y abriendo poco a poco, que vas poquito a poco intentando hacer las cosas bien, que estás, que apoyas, que lo intentas... y en un abrir y cerrar de ojos ya ha pasado.
Lo peor es que llego a saber hasta cuándo y cómo ha pasado y siempre pasa mientras yo intento ser lo más cariñosa, detallista, etc, etc, posible.
Y entonces me bip en todo lo que se menea.

Porque vamos a ver, una limpia su suelo cuan a fondo y primorosamente puede y de pronto, cada primavera, se lo pisan. Y a mí que me pisen lo fregao me da cien patadas.

Y luego está el tema de quién te lo pisa:
- Amiguita que enseña las tetas y pone cara de ángel (putón que cree ir de icógnito, calienta braguetas, no consuma).
- Amiguita que enseña las tetas y juega a ser la más especial, sensible y mística del mundo. Promiscua sin causa. Calienta braguetas, no consuma.
- Amiguita que enseña aún más las tetas y te lleva de botellón y abracito paquí, abracito pallá. Promiscua descarada. Calienta braguetas, no consuma.
- Ex novia insuperable por sus mil y una bondades y maravillas.
- Putón que lleva las tetas fuera. No va de nada porque es demasiado simple para jugar a nada. Sí consuma, lo ordena su religión, tranca que intuyas, tranca que engullas.

Y a mí que me traicione por estas elementas... chica, no. Que una vale lo suyo.
Que el hecho de que yo no vaya con las tetas por fuera y se las muestre a quién toca, cuando toca, no significa que no las tenga. Que también os diré que después de tantos disgustos, tetas me quedan pocas ya, como todo lo demás. Pero las tengo y muy buen puestas. Ah, y cerebro también tengo. Que igual que a según quién no le seduce tanto pero a la gente inteligente, le suelen llamar más la atención los cerebros que las tetas o en su defecto, los culos.

También las cosas duelen dependiendo de quién te las haga. Que te traicione un amigo duele la de Dios y más. Que te traicione alguien que jamás ha sido ni será tu amigo... psss... a mí como que me resbala un poco y como no es la primera ni la décima vez.. pues ya como que es rutinario, el primer tacto rectal igual molesta, el undécimo no lo notas. Te bajas los pantalones, te dejas hacer, te los subes y te vas. Con la cabeza bien alta, que un tacto rectal no es nada por lo que avergonzarse, hace falta, literalmente, un par de huevos para que te hagan uno.

Así que a mí lo haga la gente desesperada por atención que no sabe estar sola y necesita que alguien esté pendiente de su ser las 24 horas del día pero luego padece de amnesia o Alzheimer y se olvida de todo... como que plin, yo duermo, SOLA, en Pikolin.

Así que una primavera más así no me la da ni Cristo Bendito. Porque es lo que tiene tener tetas y culo Y CEREBRO, que soy más lista que los Ratones Coloraos y tenía guardada La Pastilla Verde. Y esa vosotros no sabéis como funciona pero yo sí. Ya lo iréis viendo, ya. Nos vamos a divertir todos mucho dentro de unos meses.

martes, 25 de marzo de 2014

There's a taste in my mouth as desperation takes hold.

He eliminado la aplicación de Facebook y Facebook Messenger de mis dispositivos. No utilizo ordenador, por lo tanto no entraré en ellos a través de su servicio de página web.
No lo borro porque hay en él contenido (fotos, esencialmente) que no quiero perder y ahora mismo no dispongo de un disco duro de suficiente capacidad como para copiar en él tanta información.
En cuanto tenga uno disponible y pueda guardar el material fotográfico que me interesa, desactivaré la cuenta.

También he eliminado Whatsapp y su alternativa.

A partir de ahora, quién quiera saber de mí que me llame, como solía hacerse antes de tanto avance tecnológico que no hace más que crear la ilusión de que mantiene unida a la gente pero en realidad, la aparta.

En definitiva, no quiero saber ni que nadie sepa nada.

No importa cuán bien intentes hacerlo, al final siempre te traicionan. Y todo y todos tenemos un límite, menos el dolor, ese no conoce tope alguno.
Yo ya he alcanzado mi límite.

En suma, me retiro de las redes sociales, a la postre, me retiro de la sociedad. Seguid mintiendo, ilusionando, hiriendo y traicionando a quién queráis, a mí desde luego ya no.

Enough is Enough.

miércoles, 15 de enero de 2014

"If you love someone, you tell them. Even if you’re scared that it’s not the right thing. Even if you’re scared that it’ll cause problems. Even if you’re scared that it will burn your life to the ground, you say it, and you say it loud and you go from there".



Llevo un año y medio preguntándome qué es lo que no me perdono de aquella época.
Pensaba que fue mi debilidad. Mi falta de astucia, de inteligencia.
Y acabo de llegar, ahora mismo, un año y medio después, a la triste conclusión de que lo que nunca me he perdonado ha sido haberme enamorado.
Enamorarme me hizo débil, me hizo vulnerable, perdí la fuerza, la razón, los argumentos, perdí todo en lo que creía, todo por lo que había luchado, perdí a la Yo que tanto me costó llegar a ser para convertirme en todo lo que siempre había odiado: una chica dependiente, una chica que piensa en plural, una chica que espera, que perdona, que no se da por vencida aunque la causa de su lucha no mereciese la pena.

Y me detesté profundamente a mí misma. Nunca, sólo una vez desde entonces, he reconocido estar enamorada y lo he verbalizado.
Nunca más me he permitido enamorarme, nunca más he verbalizado que estaba enamorada, nunca se lo he confesado a nadie y nunca le he permitido a mi mente pronunciar las palabras me he enamorado.

Nunca he querido volver a ser tan débil y tan detestable para mí misma. Como si el hecho de no decirlo significase también no sentirlo. No, nena, no. Has sido vulnerable, has esperado, has perdonado, no te das por vencida, has rezado, has llorado, has pasado noches sin dormir, has vigilado de cerca el móvil, has apretado los puños y los párpados muy fuerte esperando recibir una buena noticia. 
Te has enamorado, nena, admítelo. 
Te has enamorado, dilo, dilo para qué puedas seguir adelante, para que puedas perdonarte y dejar de odiarte. 
Porque estás enamorada, nena. Y si no has dejado de estarlo ya a estas alturas, no tiene pinta de que vayas a dejar de estarlo por largo tiempo. Así que asúmelo y haz algo al respecto. Algo habrá que puedas hacer en defensa propia por enamorada que estés.

Vamos nena, busca la salida. O al menos siéntete fuerte porque eres capaz de amar. Al fin y al cabo, ¿cuánta gente lo es hoy en día?



Pero que nadie espere nunca oírme decir estoy enamorada, jamás lo admitiré, jamás lo diré y jamás hablaré de ello. Que nadie sepa nunca que me he enamorado, que él no sepa nunca que estoy enamorada.