Contacto

Ponte en contacto conmigo: diariodeundramaanunciado@gmail.com

Sigue el blog por mail ¡y no te pierdas ni un sólo post!

miércoles, 6 de febrero de 2013

La Muerte Del Cisne Rojo (You will remember this day, baby).

Una palabra que no es esperas. Y de pronto, es el fin.
Alguien te agarra cada ventrículo del corazón hincando sus afiladas uñas en él, sientes como te desgarran el músculo, incrustándose muy dentro. Y tira de cada ventrículo en dirección opuesta desgarrándotelo, despedazándotelo por la mitad.
Sientes el desgarro, lento, progresivo. Cómo el latido se va haciendo más débil y comienza a faltarte el aire.
Boqueas intentando respirar como un pez fuera del agua mientras la sangre comienza a brotar profusamente y la carne se separa.
Dura unos minutos, unos minutos eternos.
Y después, el peso en la boca del estómago, el peso de tu corazón muerto, separado en dos pedazos, yaciendo tirado, sin vida, en la boca de tu estómago.
Es un dolor sordo. No puedes gritar. No puedes pedir que paren, no puedes articular palabra.
Así es la muerte, un desgarro, la falta de aliento, sentir que te mueres de dolor y de asfixia sin poder contárselo a nadie, sin poder defenderte, sin poder hacer nada.
Silencio.
Mareo por la falta de oxígeno.
Silencio.
Dolor, visión borrosa.
Silencio.
Lágrimas resbalando inopinadamente por las esquinas de tus ojos, calientes como hierro hirviendo, quemándote la piel de la cara, erosionándotela.
Silencio.
Temblor.
Arcadas.
Frío.
Silencio.
Mucho frío.
El temblor empieza a ceder.
Silencio.
Piel blanca, casi transparente como el cristal. Gélida.

Silencio.

Vacío.

Nada.

domingo, 3 de febrero de 2013

El síndrome del planeta, la vida, la época, el género y la especie equivocados.

Tengo tantas, tantísimas cosas en la cabeza que no puedo escribir sobre nada.

Tal vez si pudiera verbalizar todo esto, el cansancio, el estrés, la preocupación, las decepciones contínuas... tal vez podría sentirme mejor.

Pero es la misma historia de siempre, a veces con las mismas personas de siempre, a veces con otras nuevas. No tiene sentido repetir lo que ya está escrito:

- Amigos que resultaron no serlo
- Partes de ti, esfuerzos que has hecho, cosas que has dado en vano
- Gente que olvida muy rápido
- Exigir mucho y dar poco
- Una decepción tras otra...

Lo he dicho mil veces y me reitero: no puedo salir de mi burbuja, en cuanto pongo un pie fuera me hacen daño.

Always the same old story: soy diferente al resto de la gente. No soy -ni quiero ser- de este mundo.